El cerebro es capaz de protegerse ante el riesgo biológico de sufrir trastorno bipolar