El cerebro de los adolescentes se desarrolla de manera diferente si sufren trastorno bipolar