El 20% de los pacientes con trastorno bipolar que fuman podrían dejarlo con ayuda