El 10% de las personas tratadas con ansiedad o depresión podrían sufrir realmente trastorno bipolar