Diseñan cerebros en 3D para estudiar la esquizofrenia y el trastorno bipolar