Un descubrimiento ayudará a identificar y tratar las deficiencias cognitivas relacionadas con el trastorno bipolar