Descubierta una alteración epigenética que relaciona los traumas en la niñez con el trastorno bipolar