Desarrollan un sistema que puede predecir el trastorno bipolar 4 años antes