Demuestran la presencia de cambios cerebrales en los pacientes con trastorno bipolar