Déficits estructurales en el cerebro explican las dificultades cognitivas en el trastorno bipolar