Cambios en las conexiones cerebrales ayudan a prevenir el trastorno bipolar en personas con riesgo genético a la enfermedad