Bajos niveles de la hórmona del estrés se asocian a obesidad y depresión en pacientes con trastorno bipolar