Asocian la sensibilidad a la insulina con el desempeño neurocognitivo en pacientes con trastorno bipolar