Utilizan la resonancia magnética para mostrar cambios cerebrales en niños con TDAH y ayudar a su diagnóstico