Uno de cada cuatro niños y adolescentes con trastornos alimenticios tiene síntomas de TDAH