Una vida saludable reduce un 18% el riesgo de que los niños padezcan TDAH