El TDAH provoca daños en el oído interno de los niños lo que les provoca desequilibrios y problemas posturales