Un estudio asocia la contaminación a bebés con trastornos TDAH y autistas