Tener familiares con TDAH aumenta el riesgo de que persista la enfermedad pasada la adolescencia