Los niños con TDAH tienen siete veces más riesgo de sufrir otro trastorno psiquiátrico