Los hijos de mujeres con obesidad mórbida son cuatro veces más propensos a tener TDAH