Las resonancias magnéticas, capaces de distinguir los subtipos de TDAH