Las personas con TDAH tienen más riesgo a sufrir adicciones y trastornos alimentarios