Las personas con autismo o TDAH tienen un mayor riesgo de mortalidad