La medicación para el TDAH no supone un riesgo de drogadicción