La medicación estimulante del TDAH es relativamente segura en adultos mayores