La contaminación de hidrocarburos puede afectar al cerebro de los niños y provocar síntomas de hiperactividad