La comorbilidad de la migraña y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es fuerte y estadísticamente significativo, especialmente en los participantes que experimentan trastornos visuales con migraña, según una investigación publicada en ‘BMC Neurology‘.

Los investigadores estudiaron a 26.456 participantes adultos que formaron parte del Estudio Danés de Donantes de Sangre. Los participantes fueron evaluados para el TDAH según el cuestionario autinformado de cribado del TDAH (ASRS) del adulto y otro cuestionario autoinformado para la migraña.

De estos participantes, 24,2 por ciento evaluaron positivamente para migraña y el 2,61 por ciento tenían TDAH. Los investigadores también utilizaron la regresión logística para estudiar la relación entre la migraña y el TDAH y su relación con los endofenotipos. Así, vieron que la migraña estaba fuertemente vinculada con el TDAH.

Los resultados también mostraron una correlación significativa entre la edad y el género femenino. La migraña es dos veces más común en mujeres, con inicio entre la adolescencia y la edad adulta tardía (edad media de 29 años). Además, el 0,90 por ciento afirmó tener migraña y TDAH. El análisis también demostró que la migraña con trastornos visuales se asociaba en general con un riesgo ligeramente mayor de TDAH independiente de los endofenotipos de TDAH.

Los investigadores concluyeron que “se demostró que la migraña y el TDAH son trastornos comórbidos; la asociación con el TDAH fue más prominente para los participantes con migraña con trastornos visuales ”. Alientan a estudios futuros para examinar cómo la genética y el entorno pueden contribuir a la relación de la migraña y el TDAH.