Comprender las creencias subjetivas podría ser vital para diseñar tratamientos más eficaces para la depresión y el TDAH