Uno de cada cinco curados de Covid-19 desarrolla una enfermedad mental