Una proteína es la responsable de la capacidad de nuestro cerebro de adaptarse a diario a las experiencias vividas