Una nueva técnica utiliza el sonido para influir en las ondas cerebrales y el sueño en la demencia