Una nueva investigación desafía la imagen convencional de la enfermedad de Parkinson