Una liberación excesiva de la hormona de la felicidad puede provocar esquizofrenia