Una dieta saludable ayuda a prevenir el declive cognitivo asociado a la edad