Una dieta rica en fibra puede tener un papel preventivo frente a la demencia