Una de cada cuatro personas con trastornos mentales está preocupada por transmitir a sus hijos la enfermedad