Una alimentación saludable protege de enfermedades neurodegenerativas