Un nuevo marcador sanguíneo puede identificar las enfermedades parkinsonianas