Un millón de niños y adolescentes se ven afectados por trastornos mentales en España