Un legado de 600.000 euros permitirá al Clínic abrir vías de investigación en trastorno bipolar y esquizofrenia