Un hallazgo sorprendente vincula el sueño, el aislamiento cerebral y la neurodegeneración