Un gen asociado al autismo parece alterar la identidad de las células cerebrales en el hipocampo