Un estudio confirma que el estrés es contagioso