Un estudio ayuda a explicar por qué el estrés en la adolescencia puede conducir a una predisposición a sufrir enfermedades mentales en la edad adulta