Un estudio apunta que existe una zona del cerebro que induce al pesimismo