Un 60% de profesionales de salud mental vincula los trastornos a la genética