Tres de cada cuatro problemas de salud mental que se desarrollan en la etapa adulta ya aparecen en la infancia