Tener vida social mejora la salud mental, pero tener demasiada puede ser contraproducente