Tener un estilo de vida saludable y sin estrés reduce drásticamente el riesgo de sufrir ansiedad y depresión